Alimentación y nutrición canina Consejos veterinarios para disfrutar de tu perro

Preparar a tu perro para la llegada de un bebé

5 consejos para preparar a tu perro para la llegada de un bebé

¿Tienes un perro y va a llegar un bebé? La llegada de un bebé es un momento único e inolvidable para todos, incluso para tu mascota. Es normal que surjan dudas sobre cómo preparar a tu perro para la llegada de un bebé. ¿Lo aceptará bien?, ¿Qué hacer para que no se sienta desplazado? A continuación de damos las claves para que tu perro tenga una buena relación con el bebé.

Los peludos, como ya sabes, son animales muy sensibles a los cambios, y la llegada de un bebé, con todo lo que implica, puede resultar complicada para tu perro. Nuevos olores, sonidos y objetos formarán parte de su día a día, por lo que es vital que el proceso de adaptación comience en los meses previos al nacimiento y continúen después.

Por eso, queremos darte unas recomendaciones que pueden ayudarte a preparar a tu peludo de forma gradual ante la llegada del nuevo miembro de la familia.

¿Cómo preparar a tu perro para la llegada de un bebé? 5 consejos útiles

Es importante que los cambios comiencen durante el embarazo, para que la transición sea paulatina y lo menos traumática posible para tu hijo peludo de cuatro patas.

1# No cambiar sus rutinas

Lógicamente, un bebé cambia los horarios y rutinas en un hogar. Pero es indispensable que tu perro siga comiendo, paseando y durmiendo a las mismas horas, en la medida de lo posible. No significa que no puedas alterarlos, pero tendrás que ir haciéndolo poquito a poco.

Si durante los primeros días tras el nacimiento del bebé, no vas a poder sacar a pasear al perro todo lo que necesita, pide ayuda a algún amigo o familiar. O también existe la opción de contratar los servicios de un paseador de perros.

Sería interesante que tu peludo se vaya acostumbrando a entretenerse solo, sobre todo si demanda mucha atención. En el mercado existen juguetes interactivos que a los perretes les encantan. Ve introduciendo esta nueva actividad de forma gradual, hasta que se convierta en parte de su rutina.

2# Introducirle nuevos sonidos y olores

Un perro que no ha tenido contacto con bebés no sabe cómo “suenan”. Durante el embarazo puedes ponerle vídeos o audios de llantos, risas o balbuceos para que cuando llegue su “hermanito humano” no se sienta desconcertado.

Además, y dado que el olfato para el perro es uno de sus sentidos más desarrollados, sería conveniente que le permitas olfatear las cremas y colonias que usarás con el bebé. Así, cuando llegue el momento ya estará familiarizado con estos aromas y no necesitará “investigar” su procedencia.

3# Enseñarle a respetar las cositas del bebé

Tu mascota debe acostumbrarse a la presencia de juguetes, mordedores, sonajeros y demás que invadirán tu casa en los próximos meses. En especial si tu perrete es juguetón y le gusta morder cosas. No compartas juguetes del bebé con el perro. Debe aprender que no son suyos y no puede cogerlos. Del mismo modo, déjale entrar en el cuarto del bebé a olfatear la cuna, el cambiador etc. Pero dejándole bien claro que la entrada será sólo mediante invitación.

4# Que no le falte atención

Si tu perrete era el rey de la casa, no se le puede retirar el honor de un día para otro. La sensibilidad de los perros es extraordinaria y se van a dar cuenta de que ya no les prestamos atención. No conviertas a tu perro en un ‘rey destronado’ de un día para el otro. Juega, háblale y dale mimos. Obviamente ahora, tiene que compartirte con un pequeño humano, pero puedes dedicarle 5 minutos al día en exclusiva, mientras tu bebé duerme, por ejemplo. Con esta pequeña acción, tu perrete se sentirá tan querido como siempre. Y todos contentos.

5# La presentación

¡Enhorabuena! Ha llegado el gran día y ya sois uno más en la familia. Pero ¿Cómo presentar el bebé al perro? Para hacer este momento más fácil, puedes aprovechar cuando el bebé aún esté en el hospital para llevar a casa ropita usada suya para que el perro se vaya acostumbrando a su olor. Así, cuando llegue, lo identificará con un olor conocido.

Cuando lleguéis a casa, lo primero que debes hacer es saludar a tu perro como siempre. Llevará unos días sin verte, por lo que querrá recibirte con todos los honores. Cuando se haya calmado será el momento de presentar oficialmente el bebé al perro. Acércale el bebé y deja que lo olfatee durante unos segundos mientras le acaricias y le hablas con suavidad.

Si el perro se muestra confiado y tranquilo, puedes ir alargando progresivamente estos encuentros, pero nunca los dejes solos sin supervisión. Si, por el contrario, tu mascota se muestra tímida, nerviosa o incluso agresiva, pide consejo profesional de inmediato.

Bebés y perros: el momento de la convivencia

Una vez que has puesto en práctica los consejos anteriores, habrás recorrido gran parte del camino para preparar a tu perro para la llegada de un bebé. A medida que pasen los días y tu peludo se vaya habituando al nuevo miembro de la familia, todo comenzará a ir sobre ruedas. En casa, todos os iréis adaptando a vuestra nueva vida y tu perro no será una excepción. Incluso se convertirá en su sombra, cuando tu bebé vaya creciendo. Y juntos harán decenas de fechorías.

Claro que de la misma manera que enseñas al perro a respetar al bebé, cuando este crezca tendrás que hacer lo mismo, pero a la inversa. ¡Hasta el perro más tranquilo y noble se cansa de que le estiren del pelo o de las orejas! Pero el vínculo que formarán será inquebrantable y de por vida. Y tú ¿estás esperando un bebé? ¿cómo estás preparando a tu perro para este acontecimiento? Cuéntanos tus trucos.

 

Deja un comentario