Alimentación y nutrición canina Consejos veterinarios para disfrutar de tu perro

Para poder hablar de epilepsia canina, los ataques epilépticos en perros deben ser recurrentes.

Ataques epilépticos en perros: cómo reducir los síntomas con la alimentación

La epilepsia canina es la afección neurológica crónica más común en los perros. Todavía no existen tratamientos eficaces para esta enfermedad, que puede resultar muy angustiante tanto para los animales como para los dog parentsA continuación te explicamos cuáles son los síntomas de la epilepsia canina y cómo una alimentación a medida puede reducir los ataques epilépticos en los perros. 

Las 4 fases de los ataques de epilepsia en perros

La epilepsia canina es un trastorno que cursa con episodios convulsivos. Los ataques de epilepsia en perros se desarrollan siguiendo las siguientes fases: 

1# Pródromo: momento previo al inicio de la crisis epiléptica. Puede durar desde horas hasta días, aunque no siempre tiene lugar. Los signos clínicos que se pueden observar son inquietud, ansiedad y un apego excesivo hacia sus dog parents. 

2# Aura: hasta hace poco tiempo, se consideraba como la fase anterior a la fase ictal. Actualmente, la medicina veterinaria ha dejado de usar este término, ya que más que una fase, la considera como una crisis epiléptica sensorial. Se trata de un tipo de epilepsia que cursa sin convulsiones y que provoca comportamientos extraños en el perro, como lanzar mordiscos al aire, lamerse compulsivamente o mirar al vacío. 

3# Período ictal: es la fase en la que se produce la actividad convulsiva. Su duración es variable aunque, generalmente, va de segundos a minutos. 

4# Período postictal: es la etapa justo posterior a la fase ictal en la cual la corteza cerebral todavía no ha recuperado su actividad normal. Su tiempo de duración desde unos segundos a varios días.  Algunos perros se muestran desorientados y presentas síntomas como nerviosismo, debilidad, ceguera y ansiedad por comer o beber. 

¿Cuáles son los síntomas de la epilepsia en perros?

Sin duda, el principal síntoma de la epilepsia canina son las convulsiones, que suelen aparecer entre los seis meses y los cinco años de edad. No obstante, para poder hablar de epilepsia, los ataques epilépticos de los perros deben ser recurrentes. Otros síntomas habituales son la hipersalivación, los vómitos y las defecaciones involuntarias.  

 Las crisis epilépticas pueden ser focales o generalizadas, dependiendo de si afectan solo a una parte del cerebro o involucran ambos hemisferios cerebrales. Cada una de estas crisis presenta unos síntomas específicos. 

 # Síntomas de las crisis epilépticas focales: 

  • Movimientos de la cabeza 
  • Parpadeos 
  • Sacudidas de extremidades 
  • Micción y defecación 
  • Vómitos 
  • Hipersalivación 
  • Pupilas dilatadas 
  • Ansiedad 
  • Miedo  
  • Agresividad 

# Síntomas de las crisis epilépticas generalizadas:

  • Contracciones musculares 
  • Movimientos de pedaleo 
  • Contracciones bruscas que afectan a ambas partes del cuerpo  
  • Pérdidas de tono muscular 

La importancia de la alimentación en el control de la epilepsia canina

Los tratamientos actuales para la epilepsia canina están dirigidos a reducir la intensidad y la frecuencia de los ataques epilépticos en perros. No obstante, a pesar del tratamiento con medicamentos anticonvulsivos, casi un tercio de los perros con epilepsia continúan sufriendo crisis recurrentes.   

Una investigación del Royal Veterinary College, financiada por la American Kennel Club Canine Health Foundation, ha comprobado que ciertos cambios en la alimentación de los perros con epilepsia pueden reducir la cantidad de convulsiones y mejorar la calidad de vida de los peludos afectados (link al estudio, en inglés). El equipo de investigadores evaluó el efecto de un suplemento de aceite sobre la frecuencia de las crisis en perros con epilepsia farmacorresistente.  

En investigaciones previas, habían descubierto que los triglicéridos de cadena media o MCT presentes en algunas grasas, podían tener efectos beneficiosos si se incluían en una dieta de pienso seco. Para demostrarlo, realizaron un ensayo clínico con 28 perros enfermos a los que suministraron el suplemento de aceite MCT durante tres meses y un aceite placebo durante los tres meses posteriores. La mayoría de los perros sufrieron menos convulsiones durante la fase en la que tomaron MCT y, además, sus propietarios informaron de una mejoría significativa en su calidad de vida.  

Mejora la salud de tu perro con una alimentación personalizada

La nutrición es tan importante que, como demuestra este estudio, un pequeño cambio en la dieta de nuestros peludos puede reducir los efectos de los ataques epilépticos en perros. Pero es que además, una alimentación a medida puede mejorar la salud de tu perro en muchos aspectos, reduciendo los síntomas de patologías como problemas cutáneostrastornos digestivosenfermedades articulares y problemas cardiorrespiratorios. 

En Happets contamos con un equipo especializado de veterinarios que se encarga de formular un pienso personalizado para cada perro, adaptando la composición de la comida a sus necesidades y patologías específicas para mejorar su salud y su calidad de vida. 

Deja un comentario