Alimentación y nutrición canina Consejos veterinarios para disfrutar de tu perro

Dependiendo de la especie de ácaro que produce la enfermedad, encontramos distintos tipos de sarna en perros, cada una con unos síntomas específicos.

Cómo es la sarna en perros: síntomas y tratamientos

La sarna es una enfermedad cutánea producida por diferentes especies de ácaros. Estos pequeños artrópodos están presentes en todo el mundo e infectan a un gran número de especies animales durante todo el año. A continuación te explicamos todo lo que debes saber sobre la sarna en los perros: qué tipos de sarna existen, cómo se produce el contagio y cuáles son sus síntomas y tratamientos.  

¿Qué tipos de sarna canina existen y cuáles son sus síntomas?

Dependiendo de la especie de ácaro que produce la enfermedad, encontramos distintos tipos de sarna en los perros, cada una con unos síntomas específicos: 

# Sarna demodécica

Causada por ácaros del género Demodex. Estos ácaros son habitantes comensales de la piel de los perros y solamente provocan enfermedad cuando hay un sobrecrecimiento de su población. El origen de la demodicosis es multifactorial: se puede deber a factores genéticos, a alteraciones en el sistema inmunitario, enfermedades concomitantes (como hipotiroidismo), fármacos inmunosupresores, etc.  

La sarna demodécica es más habitual en perros jóvenes y afecta especialmente a las comisuras labiales y el contorno de los ojos. Algunas razas de pelo corto, como el Shar Pei y el Dóberman, están más predispuestas a contraer este tipo de sarna que, por otra parte, no es contagiosa para las personas. Suele cursar con los siguientes síntomas: 

  • Alopecia. 
  • Pigmentación de la piel. 
  • Eritema y descamación. 
  • Engrosamiento de la piel.  
  • En los casos más graves, puede provocar úlceras.  

Generalmente, cuando la demodicosis es localizada no suele causar picores y remite de forma espontánea. Sin embargo, en un pequeño porcentaje de casos puede extenderse a toda la cabeza, el tronco y las extremidades. Estos casos requieren un tratamiento intenso. 

La prevención de esta enfermedad es complicada debido a sus múltiples factores desencadenantes. Aun así, podemos prevenirla manteniendo la higiene, efectuando un buen control antiparasitario, eliminando los animales portadores de los criadores y evitando (cuando sea posible) el uso de fármacos inmunosupresores. 

# Sarna sarcóptica

También conocida como escabiosis canina, la sarna sarcóptica está provocada por el Sarcoptes scabiei, un ácaro que cava galerías milimétricas en la piel. Se transmite mediante el contacto directo con un animal infectado o por medio de fómites, es decir, objetos portadores de los parásitos como mantas, cepillos o juguetes. Esta enfermedad afecta especialmente a perros que viven en malas condiciones higiénicas 

Es importante tener en cuenta también que este tipo de sarna sí se transmite al ser humano y puede afectar a otras especies animales, como el gato y el zorro. Si no se trata, la enfermedad puede evolucionar durante años. Sus síntomas más comunes son: 

  • Fuertes pruritos o picores.                 
  • Alopecia. 
  • Eritema. 
  • Pápulas y costras, especialmente en orejas, codos, tarsos y vientre. 

# Sarna otodéctica

Este tipo de sarna está causada por los ácaros de los oídos, pertenecientes a la especie Otodectes cynotisNo afecta a las personas y, aunque es mucho más frecuente en gatos, los perros también pueden padecerla, sobre todo los cachorros. La sarna otodéctica provoca una otitis externa que causa mucha picazón y cera negruzca en los conductos auditivos.  

Es una enfermedad muy contagiosa entre las mascotas (tanto perros como gatos). Por eso es muy importante el aislamiento del animal afectado, así como una correcta desinfección de las zonas de descanso, ropas, peines, etc. 

Tratamientos de la sarna en perros

Si observas algunos de los síntomas descritos en tu perro, debes acudir inmediatamente al veterinario para que lo examine y confirme el diagnóstico. El tratamiento de la sarna canina debe centrarse en dos aspectos determinantes:  

1# La terapia farmacológica

Actualmente hay fármacos muy seguros que se administran cómodamente por vía oral y que también son eficaces frente a pulgas y garrapatas. El tratamiento acaricida está indicado en todos los casos de sarna, a excepción de la sarna demodécica localizada, que suele remitir en uno o dos meses de manera espontánea. A veces, también es necesario administrar antibióticos para evitar las infecciones bacterianas secundarias y champús antiseborreicos para eliminar los restos de piel muerta. 

2# La higiene del perro y su entorno

Para evitar recaídas y no contagiar a otros animales y personas es fundamental mantener limpio al perro y desinfectar las camas, ropas y juguetes que hayan estado en contacto con el peludo afectado. 

Por último, debes tener en cuenta que una alimentación especializada para problemas de piel y pelo ayudará a tu perro a reforzar su sistema inmunitario y restaurar la barrera cutánea más rápidamente. 

Deja un comentario