Alimentación y nutrición canina Consejos veterinarios para disfrutar de tu perro

Saber cómo socializar a tu cachorro es fundamental para enseñarle a relacionarse con otros perros y personas.

¿Cómo socializar a mi cachorro? Pautas básicas

Cuando un cachorro se incorpora a la familia, debemos enseñarle a comportarse ante determinadas situaciones. La socialización del cachorro es una de las claves para que tu pequeño se convierta en un perro feliz y bien adaptado. Si acabas de adoptar a un nuevo amigo y te preguntas ¿cómo socializar a mi cachorro?, hoy te enseñamos algunas pautas básicas para hacerlo de forma correcta y segura.  

¿Por qué debo socializar a mi cachorro?

La socialización del cachorro es un proceso fundamental para aprender hábitos sociales y convertirse en un perro sano y equilibrado. Por eso, además de educar a tu cachorro, en cuanto tu veterinario te diga que es seguro, debes empezar a sacar a la calle a tu pequeño cuadrúpedo para que afronte nuevas situaciones y conozca nuevos animales y personas. 

Una socialización adecuada convertirá a tu perro en un buen compañero y hará que se relacione armónicamente con los niños pequeños, las personas mayores y los perros desconocidos. Además, evitará que tu nuevo amigo desarrolle problemas de comportamiento en la etapa adulta, como ansiedad, miedo o agresividad. 

¿Cómo socializar a mi cachorro?

Si estás preparando la llegada de un pequeño peludo a casa, seguro que te estás preguntando cómo socializar a tu cachorro. A continuación te damos algunas pautas básicas para empezar el proceso de socialización de tu nuevo amigo: 

1# Asegúrate de que el destete se realiza en el momento adecuado

Los perros, como los bebés, nacen totalmente dependientes de la madre. Se ha observado que los cuidados maternos (como el lamido o el contacto piel con piel) ayudan a la maduración de la cría, y reducen la sensibilidad de ésta al estrés. Se recomienda no destetar los cachorros antes de las 8 semanas de vida para evitar que tengan más tendencia a mostrar conductas de miedo, ansiedad o agresividad en un futuro.  

2# Haz que conozca nuevas imágenes, sonidos y olores

Para un cachorro, el mundo exterior es completamente nuevo, extraño y fascinante. En cuanto haya completado su primer ciclo de vacunas, intenta que conozca nuevas personas, nuevos lugares y se exponga a ruidos, olores y texturas diferentes. Puedes hacerlo caminar por suelos diferentes, como parqué, moqueta y baldosas y hacer que personas de perfiles distintos interactúen con él: niños pequeños, personas mayores, personas con barba, con gafas, con diferentes maneras de vestir, etc.  

3# Utiliza el refuerzo positivo

Cada vez que tu pequeño peludo se enfrente satisfactoriamente a una nueva experiencia, es muy importante que lo premies con mimos y golosinas para reforzar positivamente sus progresos. Procura ofrecerle recompensas saludables y no excederte en las cantidades. No olvides dividir las golosinas en trozos pequeños que sean fáciles de masticar y digerir. 

4# Acostúmbralo de manera progresiva a los cambios

Intenta no exponer a tu cachorro a demasiados estímulos a la vez. Por ejemplo, si quieres que tu pequeño peludo se acostumbre a ser manejado por otras personas, es mejor que empieces por algunos miembros de la familia y vayas integrando poco a poco a personas extrañas. Hasta que no completes este proceso, evita llevar a tu cachorro a eventos ruidosos o lugares muy concurridos. Podría resultar demasiado abrumador e incluso provocar una respuesta de rechazo a los grupos de personas.  

5# Involucra a todos los miembros de la familia

Si consigues que todos los miembros de la familia participen en el proceso de socialización, tu cachorro hará más progresos y establecerá vínculos con cada uno de ellos. Si tienes hijos, puedes hacer que se involucren en la socialización del recién llegado e incluso convertir el proceso en un divertido juego. Al final del día puedes pedir a tus hijos que escriban una lista de las experiencias nuevas que el cachorro ha vivido mientras estaba con ellos.  

6# Sácalo a pasear a parques y zonas públicas

Cuando tu cachorro está preparado para salir a pasear a la calle, aprovecha cada salida para aumentar progresivamente los nuevos estímulos. Llévalo a parques distintos, visita las casas de tus amigos, pasea por barrios diferentes… Para evitar sustos y malentendidos, controla siempre los juegos e interacciones con otros animales. También es importante que mantengas siempre la calma para transmitir confianza y seguridad. 

Y recuerda, la socialización de tu amigo peludo es un aspecto indispensable en su educación. Si sabes cómo socializar a tu cachorro y enseñas a tu perro a socializar con otros perros, no solo disfrutaréis más de vuestras salidas, sino que además vuestro vínculo se hará mucho más fuerte.