Alimentación y nutrición canina Consejos veterinarios para disfrutar de tu perro

La enfermedad del moquillo en los perros es una de las patologías víricas más peligrosas.

Enfermedad del moquillo en perros: síntomas y tratamiento

La enfermedad del moquillo en los perros, también conocida como distemper canino, es una de las patologías víricas más peligrosas para nuestros amigos peludos. Para que aprendas a prevenirlo, en el artículo de hoy te explicamos cómo se contagia y cuáles son sus síntomas.  

¿Qué es el moquillo o distemper canino?

El moquillo o distemper canino es una enfermedad producida por un virus del género Morbillivirus, relacionado con otros virus como el sarampión y la peste bovina.  Se trata de una patología muy grave y contagiosa que afecta tanto a los perros domésticos como a los cánidos salvajes, como los lobos, los zorros y los coyotes. Aunque es más común en cachorros, también puede darse en ejemplares adultos sin vacunar, mascotas con el sistema inmunitario debilitado y perros senior. 

La enfermedad del moquillo en los perros es potencialmente letal, ya que todavía no se ha desarrollado un tratamiento eficaz. Sí que existe una vacuna específica contra el distemper canino, aunque su efectividad no es del 100%. Ahora bien, si respetas el calendario de vacunas, es poco probable que tu amigo peludo se contagie del moquillo. 

¿Cómo se contagia la enfermedad del moquillo en los perros?

El virus del moquillo se transmite a través de las secreciones corporales que producen los perros contagiados. Es decir, las gotas de mocos y lágrimas que se expulsan al toser o estornudar. Así pues, el contagio de la enfermedad del moquillo en los perros se produce cuando un animal sano entra en contacto con las partículas virales presentes en el ambiente.  

Entre cuadrúpedos que viven juntos es muy difícil evitar que se produzca el contagio. No obstante, hay que tener en cuenta que un animal enfermo puede transmitir la enfermedad hasta cuatro meses después de haberla superado, incluso en espacios exteriores. Por eso, debes tener mucho cuidado cuando saques a tu amigo peludo a pasear y se ponga a jugar con otros perros. Afortunadamente, como no se trata de una enfermedad zoonótica, no presenta riesgo de contagio en las personas. 

Síntomas del moquillo en los perros

Debido al peculiar desarrollo de la enfermedad del moquillo en los perros, los síntomas pueden pasar desapercibidos durante algún tiempo. De hecho, en algunos casos, los signos más evidentes no se manifiestan hasta que la enfermedad se encuentra en una fase avanzada. A continuación, te explicamos cuáles son los principales síntomas del distemper canino en cada una de sus etapas: 

# Primera fase

Los primeros signos del moquillo en los perros no se empiezan a manifestar hasta varios días después de producirse el contagio:  

  • Fiebre. 
  • Apatía. 
  • Falta de apetito. 
  • Pérdida de peso. 

# Segunda fase

Después de la primera etapa, el animal suele mostrarse sano hasta entrar en la segunda fase, que suele cursar con los siguientes síntomas: 

  • Fiebre. 
  • Secreción nasal acuosa o con pus. 
  • Secreción ocular mucosa y purulenta. 
  • Ojos enrojecidos. 
  • Letargo. 
  • Inapetencia. 

# Fase final

Cuando el distemper canino se encuentra en su última etapa, aparecen los signos clínicos más graves: 

  • Vómitos. 
  • Diarrea. 
  • Tos y dificultad para respirar. 
  • Erupciones de la piel. 
  • Dermatitis pustulosa. 
  • Endurecimiento de las almohadillas. 
  • Convulsiones. 
  • Apoplejía. 

Tratamiento y prevención del distemper canino

Como ya hemos comentado, todavía no existe un tratamiento eficaz para eliminar el virus de la enfermedad del moquillo en los perros. Por eso, cuanto antes se produzca el diagnóstico, mejor será el pronóstico de curación del animal infectado. Actualmente, el tratamiento del distemper canino está enfocado en mejorar los síntomas, frenando el desarrollo de infecciones bacterianas secundarias y controlando las consecuencias neurológicas que puedan producirse. 

Por otra parte, la mejor medida preventiva que podemos adoptar para evitar el contagio del moquillo canino es la vacunación. Además, para mantener fuerte el sistema inmunitario de tu amigo peludo, es importante que mantengas una rutina de ejercicio diario y le ofrezcas una dieta completa y equilibrada. ¿Aún no conoces los beneficios de la comida a medida? Prueba ahora la alimentación personalizada de Happets con un 25% de descuento en el primer pedido.