Alimentación y nutrición canina Consejos veterinarios para disfrutar de tu perro

Si quieres mejorar la esperanza de vida de un perro con leishmania, debes procurarle una serie de cuidados

¿Cuál es la esperanza de vida de un perro con leishmania?

La leishmania es una infección crónica que se transmite por un insecto similar al mosquito y está causada por el parásito Leishmania infantumComo ya te explicamos en el artículo sobre la leishmania y los perros, esta infección puede provocar síntomas muy graves en nuestros amigos peludos. En el artículo de hoy te contamos cuál es la esperanza de vida de un perro con leishmania y cómo debemos cuidar a un animal que haya contraído esta infección.  

¿Cuáles son las fases de la leishmania?

Para poder establecer el tratamiento más adecuado, primero hay que detectar en qué fase de la enfermedad se encuentra el ejemplar. Estas son las diferentes etapas de la leishmania en los perros, así como los síntomas más habituales de cada una de ellas: 

# Primera etapa: infección leve

En la primera etapa de la enfermedad, los cuadrúpedos contagiados muestran síntomas leves, como dermatitis papular o linfadenopatía periférica (inflamación de los ganglios). Durante esta fase, la puntuación de anticuerpos antileishmania es negativa o baja positiva. Si se acude al veterinario en este momento, el pronóstico del animal es bueno. 

# Segunda etapa: infección moderada

Además de los síntomas de la primera etapa, en esta fase los peludos enfermos pueden presentar otros signos como fiebre, diarrea, hemorragia nasal, pérdida de peso, uñas quebradizas y lesiones cutáneas. Si se detecta la enfermedad en la segunda etapa, el pronóstico es bueno-reservado. 

# Tercera etapa: infección grave

En la tercera fase de la enfermedad, pueden aparecer lesiones más graves, como la vasculitis, la artritis, las infecciones renales y algunas afecciones oculares. Dependiendo de la función renal, en esta etapa el pronóstico puede variar de reservado a desfavorable.  

# Cuarta etapa: infección muy grave

A todos los signos clínicos ya mencionados, en esta etapa la leishmania provoca trastornos graves como el tromboembolismo (coágulos de sangre), el síndrome nefrótico o la enfermedad renal terminal. Si el perro llega a esta etapa sin recibir tratamiento, su pronóstico es tan desfavorable que su vida corre peligro.  

¿Cuál es la esperanza de vida de un perro con leishmania?

La esperanza de vida de un perro con leishmania dependerá de la etapa en la que se encuentre la enfermedad en el momento del diagnóstico. Si la infección se detecta en sus primeros estadios, el animal podrá llevar una vida relativamente normal, siempre y cuando siga el tratamiento indicado por el veterinario. Sin embargo, si la enfermedad se diagnostica cuando está muy avanzada, será muy difícil que el perro sobreviva.  

Debes tener en cuenta que la leishmania es una patología que no tiene cura, pues se trata de una infección crónica. Los tratamientos farmacológicos que existen hoy en día están orientados a minimizar los síntomas derivados de la enfermedad. Afortunadamente, aunque los perros enfermos no consigan librarse de esta infección, en la mayoría de los casos es posible controlar e incluso eliminar los signos clínicos.  

¿Cómo cuidar a un perro con esta enfermedad?

Si quieres mejorar la esperanza de vida de un perro con leishmania, debes tener cuenta los siguientes cuidados y recomendaciones:  

  1. Sigue las instrucciones del veterinario al pie de la letra. 
  2. No descuides el tratamiento en ningún momento.  
  3. Vigila la hidratación de tu mascota. 
  4. Mantén una rutina de ejercicio diaria, adaptada a su condición física.  
  5. Cuida su alimentación con una comida natural rica en antioxidantes y ácidos grasos esenciales.  

La mejor alimentación para un perro con leishmania es un pienso personalizado que se adapte a las necesidades y la sintomatología de cada ejemplar. ¿Aún no conoces los beneficios de la alimentación a medida? Prueba la comida personalizada para perros de Happets con un 35% de descuento en el primer pedido.  

Y recuerda que, sin duda, la prevención es el mejor tratamiento contra la leishmania en perros. Así que, además de aplicar repelentes contra insectos y suministrar jarabes que protegen el sistema inmunitario, es fundamental mantener al día el calendario de vacunas de tu fiel compañero.