Alimentación y nutrición canina Consejos veterinarios para disfrutar de tu perro

La displasia de cadera es una enfermedad degenerativa que afecta especialmente a perros de gran tamaño, como el Golden Retriever, el Rottweiler o el Pastor Alemán.

Guía de ejercicios para perros con displasia de cadera

La displasia de cadera es una enfermedad degenerativa que afecta especialmente a perros de gran tamaño, como el Golden Retriever, el Rottweiler o el Pastor Alemán. Consiste en un desajuste de la cabeza del fémur en la cavidad de la cadera que provoca la deformación e inflamación de la articulación. Con una alimentación adaptada para problemas articulares y los ejercicios para perros con displasia de cadera que te explicamos a continuación, es posible aliviar los dolores causados por esta enfermedad. 

¿Cómo detectar la displasia de cadera en perros?

Los principales síntomas de la displasia de cadera en perros son los siguientes: 

  • Cojera en alguna de las extremidades posteriores. 
  • Dificultad para saltar, correr y tumbarse. 
  • Dolor manifiesto al extender completamente las articulaciones. 

Si tu perro presenta alguno de estos síntomas, debes llevarlo al veterinario inmediatamente para que le haga una exploración general y ortopédica, así como las pruebas que considere necesarias (normalmente una radiografía) 

Tratamientos para la displasia de cadera en perros

Hay dos tipos de tratamientos para mejorar la displasia de cadera en Golden Retrievers u otros perros que la padezcan: la cirugía y los tratamientos no invasivos. Éstos últimos están orientados a aliviar el dolor, reducir el impacto y regenerar las articulaciones para recuperar la función articular. Consisten en: 

  • Tratamiento farmacológico: te lo prescribirá tu veterinario en caso de que tu perro lo requiera. Suelen ser tratamientos antiinflamatorios o analgésicos y a veces son necesarios para asegurar una buena calidad de vida de nuestros perros. 
  • Mantener un control de peso para evitar la obesidad: esto es especialmente importante, debido a que la obesidad dificulta la movilidad, provoca un aumento del impacto en las articulaciones durante la marcha del perro y está asociada con una mayor inflamación articular.  
  • Reducir el esfuerzo del perro: un ejercicio físico intenso puede provocar un mayor desgaste articular, favoreciendo la aparición de osteoartrosis asociada a la displasia de cadera.  
  • Aplicar calor  en la zona afectada. 
  • Relajar la musculatura mediante fisioterapia. 
  • Fortalecer la musculatura sin desgastar las articulaciones practicando natación o hidroterapia. 

Ejercicios para perros con displasia de cadera

Además de los masajes terapéuticos, que deben ser realizados por fisioterapetuas veterinarios, hay dos tipos de ejercicios para perros con displasia de cadera que puedes realizar en casa: los ejercicios pasivos y los ejercicios activos. 

Ejercicios pasivos 

A continuación, explicamos las manipulaciones pertinentes si la articulación afectada fuese la derecha. Para evitar incomodidad en el animal, es fundamental empezar aplicando calor y realizar movimientos lentos y suaves. 

1# Flexión y extensión

  • Colocar al perro tumbado con su costado izquierdo tocando el suelo y la pata derecha trasera perpendicular al tronco.  
  • Sujetar esta pata a nivel de la rodilla con la mano derecha, apoyándola en nuestro brazo. 
  • Realizar movimientos suaves moviendo la extremidad hacia delante y hacia atrás con la mano derecha mientras la mano izquierda, colocada sobre la articulación de la cadera, siente si hay crepitaciones.  
  • Mover la articulación lentamente pasando de extensión a flexión unas 10 o 15 veces. 

2# Abducción y aducción

  • Con el perro en la misma posición, nos colocamos detrás suyo y cogemos su rodilla doblada.  
  • La abducción consiste en alejar la pata del tronco, mientras que la aducción consiste en acercarla. 
  • Realizar ambos movimientos de forma suave unas 10-15 veces. 

Ejercicios activos  

Los ejercicios activos son eficaces tanto para un perro que no ha sido intervenido quirúrgicamente, como para un perro operado en fase de rehabilitación muscular. Los ejercicios activos que podemos realizar sin necesidad de material especializado son los conocidos como apoyos. Para llevarlos a cabo, debemos colocar al perro con las patas delanteras elevadas sobre un apoyo, como un peldaño o libro grueso.  

# Fase 1:

  • Nos ponemos detrás del perro y lo sujetamos para equilibrarlo. 
  • Agarramos el hombro y realizamos una suave tracción hacia la cola, es decir, hacia nosotros. 
  • Mantenemos algunos segundos y relajamos. 
  • Repetimos 5 veces. 

# Fase 2:

  • Agarramos la articulación de la rodilla y la traccionamos hacia la cola. 
  • Sentimos en nuestras manos la relajación de los músculos de la cadera y el  tren posterior.  
  • Mantenemos algunos segundos y relajamos. 
  • Repetimos 5 veces. 

# Fase 3:

  • Mantenemos en alto la articulación de la rodilla. 
  • La presionamos hacia delante, en dirección a la cabeza del perro. 
  • Mantenemos algunos segundos y relajamos. 
  • Repetimos 5 veces.  

Es muy importante realizar los ejercicios con mucho cuidado y suavidad, para evitar lesiones. A medida que los músculos se vayan fortaleciendo, el perro soportará mejor los ejercicios y podremos aumentar el número de repeticiones en cada etapa. Si tu perro muestra dolor o incomodidad, es importante no seguir con el ejercicio y consultar siempre a tu veterinario en caso de duda. 

Alimentación para perros con problemas articulares

Aunque se trate de una enfermedad degenerativa, con una alimentación adaptada para perros con problemas articulares y una rutina de ejercicios para perros con displasia de cadera, podemos aliviar los dolores y estimular la movilidad de sus articulaciones. A través de la alimentación podemos aportar condroprotectores (como la glucosamina, el condroitín sulfato o el ácido hialurónico) que ayudan a prevenir la degeneración del cartílago articular. Además, con una dieta adecuada podemos evitar el sobrepeso, que afecta negativamente a la evolución de los perros con displasia de cadera. Alimentar a tu peludo de manera óptima y con pienso personalizado es fundamental para prevenir enfermedades y mejorar su calidad de vida.  

Deja un comentario