Alimentación y nutrición canina Consejos veterinarios para disfrutar de tu perro

El aumento de peso es uno de los síntomas que indican que una perra está embarazada.

Guía para cuidar a una perra embarazada

Dar la bienvenida a una nueva camada de cachorros es una experiencia inolvidable, pero los embarazos caninos suelen generar muchas dudas en los dog parents primerizos. En el artículo de hoy repasamos los síntomas del embarazo en perritas y te explicamos todo lo que debes saber para cuidar de una perra embarazada. 

¿Cuánto dura el embarazo de un perro?

El embarazo de un perro suele durar entre 62 y 64 días, aunque la duración del período de gestación puede variar en función de la raza y el tamaño de la camada. Predecir con exactitud el momento del parto es una tarea realmente complicada, incluso para los veterinarios más experimentados. Esto se debe a que la fecha de la cópula no siempre coincide con la fecha de concepción.  

Síntomas del embarazo en perritas

¿Crees que tu amiga cuadrúpeda se ha quedado preñada? Los principales síntomas del embarazo en perritas son los siguientes: 

  • Incremento de peso. 
  • Aumento del apetito. 
  • Crecimiento de los pezones. 
  • Flujo vaginal blanco o transparente. 
  • Vientre abultado. 
  • Preparación del nido. 

Debido a los cambios hormonales, algunas perras también pueden tener vómitos y sufrir una disminución del apetito durante las primeras semanas del embarazo. En cuanto al comportamiento, debemos decir que se trata de un indicador poco fiable, ya que los cambios de conducta pueden variar mucho de un ejemplar a otro. Hay perras embarazadas que se muestran más activas de lo normal y otras que se vuelven muy apáticas. De la misma manera, mientras que algunas perras gestantes se vuelven muy afectuosas, otras rechazan el contacto con otros perros y personas.  

¿Cómo confirmar el embarazo de una perra?

No siempre las hembras que presentan estos síntomas están realmente preñadas. En algunos casos, puede tratarse de un embarazo psicológico. Por eso, si quieres confirmar que tu perra está embarazada, debes llevarla al veterinario para que lleve a cabo las siguientes pruebas de diagnóstico: 

# Palpación

Si conoces la fecha en que su perra fue montada, su veterinario puede realizar una palpación abdominal pasados los 30 días. La palpación abdominal no debe intentarse sin la ayuda de un veterinario, ya que podría dañar seriamente a los cachorros.  

# Análisis de sangre

A partir del día 25 de gestación, el veterinario puede realizar un análisis de sangre. La presencia de una hormona llamada relaxina puede confirmar el embarazo de la perra. Aunque esta prueba no revela el número de cachorros, sí que nos ofrece información sobre el estado de salud de la futura madre. 

# Ecografía

Se trata de la prueba más común y fiable para confirmar la gestación de una perra. La ecografía puede realizarse a partir de los 23 días y permite saber el número exacto de cachorros de la camada. 

¿Cómo cuidar de una perra embarazada?

Después de confirmar que tu perra está embarazada, debes tomar una serie de medidas para cuidar de ella mientras dure el embarazo: 

# Modera el ejercicio

Reducir el ejercicio físico durante las dos primeras semanas de gestación favorece la implantación de los embriones. Pasada la primera quincena, se recomienda mantener la actividad física habitual hasta que el vientre de tu fiel compañera sea visiblemente más grande.  

# Visita al veterinario regularmente

Además de realizar una revisión prenatal, las visitas regulares al veterinario durante el embarazo son fundamentales para garantizar la salud y el bienestar de la madre y su camada. El veterinario se encargará de que desparasitar a tu perrita gestante y comprobar que lleve al día su calendario de vacunas. Cuando se acerque la fecha del parto, pregúntale qué debes hacer en caso de emergencia.  

# Adapta su alimentación

La nutrición es uno de los cuidados más importantes para una perra embarazada. Si tu mascota tiene un peso saludable y sigue una dieta sana y equilibrada, es probable que no tenga que hacer ningún cambio significativo en su alimentación. De lo contrario, te recomendamos que le ofrezcas una comida personalizada. Por regla general, lo más aconsejable es mantener la misma alimentación las primeras 6 semanas de gestación y, en las últimas 3 semanas, cambiar a una dieta adaptada para perras lactantes. 

¿Todavía no conoces los beneficios de la alimentación a medida para perros? Prueba el pienso personalizado de Happets con un 35% de descuento en el primer pedido. Nuestros veterinarios expertos en nutrición canina crearán un pienso personalizado para tu perrita, con una fórmula adaptada a sus características y necesidades.