Alimentación y nutrición canina Consejos veterinarios para disfrutar de tu perro

La agresividad en los perros se manifiesta como una respuesta a situaciones conflictivas o que generan inseguridad.

La agresividad en los perros: origen y tratamiento

La agresividad en los perros se manifiesta como una respuesta a situaciones conflictivas o que generan inseguridad. El animal aprende que gruñendo, ladrando o mordiendo, logra controlar la situación y aquello que le hace sentir amenazado, desaparece. A continuación desgranamos los causas de los comportamientos agresivos y te damos algunas claves para que aprendas cómo evitar la agresividad en los perros. 

¿Hay razas de perros más agresivas que otras?

Ni los perros nacen siendo agresivos ni hay razas de perros más agresivas que otras. Los expertos señalan que el origen de la agresividad en los perros no se encuentra tanto en los genes sino en su educación y experiencia: defectos en la socialización, adiestramiento punitivo o experiencias traumáticas. 

Un estudio realizado por veterinarios de la Universidad de Bristol (publicado en inglés por la revista Applied Animal Behaviour Science), demuestra que los perros entrenados con castigo y refuerzo negativo, presentan el doble de probabilidades de gruñir o morder a extraños y tres veces más posibilidades de ser agresivos con sus familias. Mediante una encuesta realizada a 4.000 dog parents, los investigadores llegaron a la conclusión de que la educación del perro sí tiene una relación directa con su grado de agresividad, pero no así la raza a la que pertenece. 

Así pues, al contrario de lo que normalmente se cree, la agresividad en un Pitbull, la agresividad en un Doberman o la agresividad en un American Staffordshire no tiene por qué ser más habitual que en un Labrador o en un Golden Retriever. Con una educación adecuada desde cachorro, cualquier peludo puede aprender a comportarse correctamente ante situaciones conflictivas. 

Causas de la agresividad en los perros

El primer paso para saber cómo evitar la agresividad del perro es conocer el origen de su comportamiento. Las conductas agresivas están causadas por varios factores: 

1# Problemas de salud

Algunos perros enfermos pueden desarrollar conductas agresivas para intentar aliviar sus síntomas. En estos casos, el perro no detecta que los síntomas tienen que ver con su condición física y esto desemboca en un comportamiento hostil hacia las personas y animales que le rodean. Ejemplo de esto son los perros con dolor crónico, en los que una manipulación incorrecta puede desencadenar una respuesta agresiva. También hay otras patologías (como tumores intracraneales, estados de demencia o alteraciones endocrinas) que pueden conducir a nuestros perros a desarrollar conductas agresivas. Es por ello que lo primero que debemos descartar es algún proceso patológico en nuestro amigo peludo. 

2# Mala comunicación

Es una de las principales causas de la agresividad en los perros. Tiene lugar cuando no se educa al perro de forma adecuada y se utiliza la fuerza y el castigo. Si el perro es educado con agresividad, así será el lenguaje que utilice para relacionarse con su entorno.  

3# Falta de socialización

Además de tratar con sus dog parents, un perro debe tener contacto social con otros animales y personas para que su desarrollo mental sea positivo. Cuando el cachorro tiene entre 3 y 12 semanas de vida, debe empezar a relacionarse con otras personas y socializar con otros perros. De lo contrario, puede empezar a sentir miedo e inseguridad, que pueden derivar en reacciones agresivas.  

4# Otros motivos

Hay otras causas de la agresividad en perros que tienen que ver con situaciones específicas.  

  • Agresividad por miedo:  se da cuando el perro percibe la interacción como una amenaza. Es muy habitual y suele estar relacionada con experiencias negativas (como por ejemplo una educación punitiva). 
  • Agresividad maternal: conducta normal e instintiva que desarrolla una perra que acaba de ser madre para proteger a sus cachorros. Suele disminuir a medida que los cachorros crecen. 
  • Agresividad por dominanciacomportamiento de dominación en aquellas interacciones que son percibidas como un desafío. 
  • Agresividad por territorialidad: perros que solo se muestran agresivos cuando un extraño invade un espacio o persona que considera como propio. 
  • Agresividad por posesividad: perros que reaccionan agresivamente cuando son separados de otros perros o personas a las que quieren (suele darse en cachorros prematuramente separados de sus padres o perros abandonados que han vivido situaciones extremas). 
  • Agresividad predatoria: se trata de una interacción con cualquier ser vivo en la que se desarrolla una secuencia de persecución, agarre y sacudida.  

Tratamiento para controlar la agresividad en los perros

Lo más importante para evitar la agresividad canina es prevenirla. Debemos educar a nuestros perros siempre con refuerzo positivo, cariño y paciencia. No debemos usar el castigo como herramienta educativa, ya que esto puede predisponer a nuestro perro a desarrollar problemas conductuales graves que pongan en riesgo la convivencia en casa.  

Si tu mascota muestra un comportamiento agresivo, no te culpes y actúa cuanto antes: aceptar que tu peludo tiene un problema de conducta es el primer paso para ponerle remedio. Como hemos comentado con anterioridad, hay muchos tipos de agresividad, y cada una se trata de forma distinta. En caso de que tu perro se muestre agresivo  con otros perros o personas, es importante acudir a un etólogo veterinario 

Los etólogos son especialistas en comportamiento canino y, por tanto, saben cómo reconducir las conductas agresivas, detectando la causa de la agresividad y decidiendo el mejor tratamiento para cada caso. Trabajar con un etólogo os enseñará a ti y a tu perro a proceder en situaciones conflictivas y además reforzará vuestro vínculo. 

Deja un comentario