Alimentación y nutrición canina Consejos veterinarios para disfrutar de tu perro

La tos en perros puede ser productiva o irritativa.

La tos en los perros: todo lo que debes saber

La tos en los perros no es una enfermedad en sí misma. Se trata de un mecanismo de protección que aparece como una respuesta automática ante un estímulo que irrita las vías aéreas. Este reflejo involuntario mantiene el tracto respiratorio libre de secreciones acumuladas y cuerpos extraños. No obstante, la tos también puede ser el síntoma de algunas enfermedades y avisarnos de ciertos problemas respiratorios en perros. Si tu perro tose mucho, a continuación te explicamos todo lo que debes saber sobre la tos en los perros: los tipos, las causas y los tratamientos. 

Tipos y causas de la tos en los perros

A menudo, la tos en los perros puede confundirse con otros síntomas como los jadeos o los vómitos. Para entender por qué se produce la tos en los perros, primero debemos conocer qué tipos de tos existen. Podemos diferenciar entre la tos irritativa sin expulsión o tos no productiva y tos húmeda con expulsión o tos productiva: 

# Tos irritativa o no productiva

La tos irritativa en los perros es una tos seca, fuerte y repetitiva. Un tirón del collar, un ambiente excesivamente seco o cualquier tipo de presión en la laringe pueden provocar tos no productiva en tu amigo peludo. Estas son las causas más frecuentes de la tos irritativa en perros: 

  • Infección y/o inflamación en las vías respiratorias. 
  • Inhalación de sustancias irritantes como el humo. 
  • Inhalación de cuerpos extraños como líquidos y alimentos. 
  • Colapso de la tráquea, especialmente en las razas pequeñas. 
  • Presión en el tracto respiratorio causada por tumores o ganglios linfáticos inflamados. 
  • Parásitos internos. 

# Tos húmeda o productiva

La tos húmeda se caracteriza por la expulsión de secreciones mucosas. Además, se trata de una tos más apagada y menos intensa que la tos irritativa. Suele venir acompañada de arcadas y secreciones en forma de flema que se expulsan después de la tos. Los motivos principales que causan la tos productiva en los perros son los resfriados y otras enfermedades o problemas respiratorios. 

Cuando duran más de dos semanas, tanto la tos irritativa como la tos húmeda pueden convertirse en tos aguda o crónica. En el caso de la tos no productiva, cuando se prolonga en el tiempo, se fortalece y puede desencadenar un círculo vicioso. Ante cualquiera de estas situaciones, es muy importante que lleves a tu compañero al veterinario para que confirme el diagnóstico y establezca el tratamiento más adecuado.  

¿Cómo tratar y prevenir la tos en perros?

En función de la causa de la tos en los perros, el veterinario indicará cuál es el mejor tratamiento a seguir. Normalmente, cuando la tos es leve y está provocada por un resfriado, basta con el reposo para recuperar el organismo y fortalecer el sistema inmunitario. Si la tos es húmeda, suele ser recomendable el uso de algún mucolítico o expectorante. Solo en los casos más graves será necesario suministrar medicamentos antiinflamatorios, antibióticos o broncodilatadores.  

Siempre es mejor prevenir la tos que tratarla. Para reducir el riesgo de contagio de enfermedades infecciosas, procura mantener a tu mascota alejada de otros animales que estén enfermos o presenten síntomas evidentes de sufrir problemas respiratorios. De la misma manera, si tu cachorro está malito, tampoco es aconsejable llevarlo a lugares públicos donde pueda encontrarse con otros perros, ya que al tener las defensas bajas, tendrá más posibilidades de contraer otras enfermedades. 

La mejor manera de evitar la tos en los perros y fortalecer el sistema inmunitario es seguir un estilo de vida saludable. Con una rutina de ejercicio diario y una dieta completa y equilibrada, ayudarás a tu fiel compañero a evitar más de un resfriado.  ¿Todavía no conoces los beneficios de la comida a medida? Prueba ahora la alimentación personalizada de Happets con un 25% de descuento en el primer pedido.