Alimentación y nutrición canina Consejos veterinarios para disfrutar de tu perro

Los perros pueden comer mandarina, siempre y cuando no tengan diabetes ni problemas de sensibilidad digestiva.

¿Los perros pueden comer mandarinas?

La cesta de otoño, además de castañas, boniatos y calabazas, también nos trae ricas frutas de temporada como la mandarina. Si te gusta ofrecer de vez en cuando un poco de fruta a tu peludo, quizás te estés preguntando si la mandarina le sentará bien o esta fruta es uno de los alimentos prohibidos para los perros. A continuación te contamos si los perros pueden comer mandarinas y qué beneficios puede aportar este cítrico a nuestros amigos cuadrúpedos.  

¿Los perros pueden comer mandarinas?

Aunque para muchos peludos los cítricos no resultan muy apetecibles, los perros pueden comer mandarinas, siempre y cuando sea de forma ocasional. Y es que además de ser muy refrescante, esta fruta aporta los siguientes beneficios a los perros: 

# Vitaminas y minerales

Como todos sabemos, las mandarinas están llenas de vitamina C. Sin embargo, aunque este nutriente es esencial para las personas, los perros no necesitan ingerir alimentos que la contengan, ya que su cuerpo sintetiza esta vitamina de manera natural. No obstante, las mandarinas también tienen otras vitaminas y minerales que sí son importantes para la salud de nuestros perros, como son la vitamina B6, el calcio y el magnesio.  

# Alto contenido en fibra

Las mandarinas contienen una gran cantidad de fibra, una sustancia fundamental para el funcionamiento del aparato digestivo y la prevención de trastornos gastrointestinales como el estreñimiento y la diarrea. Además, el consumo de fibra vegetal estimula la flora intestinal del perro, puede tener efectos positivos en la prevención de cáncer de colón y aumenta la sensación de saciedad en las dietas de control de peso.  

¿Las mandarinas pueden ser perjudiciales para algunos perros?

A pesar de contener estos nutrientes, al ser una fruta ácida y con un alto contenido en azúcares, hay algunos peludos que no deberían incluir las mandarinas en su dieta: 

# Los perros diabéticos

La gran cantidad de fructosa que contienen las mandarinas la convierte en un alimento prohibido para los perros que sufren de diabetes. Igualmente, demasiado azúcar también es perjudicial para los perros sanos, así que es importante limitar la cantidad de mandarinas que ofrecemos a nuestros peludos.  

 # Los perros con sensibilidad digestiva

Los alimentos ácidos como las mandarinas pueden provocar problemas gastrointestinales en los perros con sensibilidad digestiva. Además, aunque la fibra es beneficiosa para el aparato digestivo, un exceso de fibra puede resultar contraproducente, ya que puede obstaculizar la absorción de nutrientes esenciales.  

Happets Comida a Medida

¿Cómo podemos ofrecer mandarinas a los perros?

Ahora que ya sabes que los perros pueden comer mandarinas, te estarás preguntando de qué manera puedes ofrecérselas. Pues bien, simplemente tienes que lavarlas y pelarlas bien: retirando tanto la piel, los hilos blancos y las semillas, en caso de que las tenga. Una buena forma de dar mandarina a tu peludo es ofrecerle algunos gajos durante el paseo para que se hidrate. También puedes utilizarla en las sesiones de entrenamiento como premio saludable. 

Debes tener en cuenta que, por motivos nutricionales, no es recomendable ofrecer la mandarina en forma de zumo. Al exprimirla, la mandarina pierde toda la fibra que la convierte en un alimento beneficioso para el proceso digestivo, provocando además un aumento muy pronunciado de los niveles de glucosa en el organismo. 

Recuerda que la fruta nunca debe superar el 10% de su aporte calórico diario que la base de su alimentación debe ser un pienso completo y equilibrado. Y por último, procura no ofrecerle siempre las mismas piezas de fruta: hay otras frutas buenas para perros que podemos incluir en su dieta de manera ocasional.