Alimentación y nutrición canina Consejos veterinarios para disfrutar de tu perro

Si tu perro come hierba, debes tomar algunas precauciones para evitar que se intoxique.

Mi perro come hierba, ¿por qué?

Siempre se ha dicho que los perros comen hierba para purgarse. Sin embargo, esta explicación no es más que un falso mito sin fundamento científico. Si tú también te has preguntado alguna vez ¿por qué mi perro come hierba?, a continuación te explicamos todo lo que debes saber sobre esta conducta. 

Mi perro come hierba, ¿por qué lo hace? 

Algunos etólogos consideran que la predisposición de los perros a comer hierba es un comportamiento innato heredado de los lobos. Los parientes salvajes de nuestros amigos peludos utilizan la ingesta de hierba para eliminar los parásitos intestinales. Por una parte, porque la fibra vegetal incrementa las contracciones y por otra, porque la hierba ayuda a desprender los helmintos de las paredes intestinales. No obstante, aunque parezca una teoría coherente, esta hipótesis no está contrastada científicamente. 

Hasta la fecha, solo dos estudios han tratado de descifrar por qué los perros comen hierba: una investigación de la revista científica Applied Animal Behavior Science publicada en el año 2008 y el artículo Grass eating patterns in the domestic dogCanis familiaris, publicado en el año 2007. 

Los resultados de ambos estudios han comprobado empíricamente que el comportamiento de los perros cuando comen hierba es natural y no está asociado ni con necesidades de purga ni con malestares estomacales. Así pues, cuando nuestros compañeros cuadrúpedos comen césped no lo hacen porque quieran expulsar algo de su estómago ni porque sufran de gastritis. 

Según estas investigaciones, los perros tampoco comen hierba para suplir una deficiencia nutricional. De hecho, aquellos perros a los que se les ofreció un extra de vegetales en su dieta siguieron comiendo césped con la misma frecuencia que aquellos ejemplares que no disfrutaron de estos suplementos.  

Entonces, ¿cuáles son los motivos de la ingesta de hierba?

Las conclusiones arrojadas por los dos estudios coinciden en dos patrones que se repiten en relación con la conducta canina de ingesta de hierba: 

  • Los perros comen hierba con mayor motivación cuando están hambrientos que cuando se sienten saciados.  
  • Los perros comen hierba con más frecuencia cuando son jóvenes. 

Considerando todos estos factores, parece ser que la explicación más razonable sobre por qué los perros comen hierba es porque, simplemente, les gusta olfatearla y masticarla. Por eso los cachorros y los perros más jóvenes, que suelen ser especialmente curiosos y aventureros, tienen más tendencia a manifestar este comportamiento que los perros adultos o perros senior.  

¿Qué peligros conlleva comer hierba para los perros?

Aunque en principio la ingesta de hierba es una conducta completamente normal que no debería suponer ningún riesgo para nuestras mascotas, hay que tener en cuenta una serie de precauciones.  

Si tu perro además de comer césped presenta problemas digestivos, debes saber que los síntomas podrían agravarse precisamente por la introducción de hierba en su aparato digestivo. La hierba puede ser una sustancia irritante para el estómago de nuestros amigos peludos, ya que aumenta la secreción de ácidos y potencia el desarrollo de gastritis.  

Ahora bien, si a tu compañero cuadrúpedo le gusta comer césped pero no suele vomitar después de hacerlo, entonces no tiene por qué preocuparte. Eso sí, si la hierba ingerida no pertenece a tu jardín, no podrás saber si ha sido tratada con insecticidas o fertilizantes, por lo que siempre habrá el riesgo de que tu perro se intoxique.  

Para prevenir cualquier tipo de envenenamiento, no dejes que tu peludo coma hierba fuera de casa y vigila que, además del césped, no ingiera alguna de estas plantas tóxicas para perros.