Alimentación y nutrición canina Consejos veterinarios para disfrutar de tu perro

Perros diabéticos: alimentación y cuidados

La diabetes es una enfermedad que no solamente afecta a las personas. Nuestros amigos peludos también son vulnerables a ella. Al igual que ocurre en los seres humanos, los perros diabéticos no pueden producir insulina por sí mismos, o bien su organismo no es capaz de usarla correctamente. Esto provoca que los niveles de azúcar en sangre sean demasiado altos, una situación muy peligrosa para la salud de nuestras mascotas. Si nuestro perro tiene diabetes, es muy importante detectarlo a tiempo y pautar cuanto antes su tratamiento.

Cómo detectar si tu perro es diabético

La diabetes canina es conocida como la enfermedad de las tres “p”, ya que sus principales síntomas son:

  • La polidipsia: el perro bebe más agua de lo habitual.
  • La poliuria: el perro orina más y con mayor frecuencia.
  • La polifagia: el perro tiene más apetito y come mucho más que antes, pero no engorda.

Además de estos tres signos, un perro con diabetes también puede presentar los siguientes síntomas:

  • Apatía: el perro se muestra cansado e inactivo.
  • Cataratas y pérdida de visión: las cataratas es la enfermedad más frecuente asociada a los perros diabéticos. En la mayoría de los casos aparecen seis meses después de haberse diagnosticado la diabetes.
  • Otras complicaciones: abdomen hinchado, crisis convulsivas, vómitos y diarrea.

Si tu amigo peludo presenta cualquiera de los síntomas descritos, debes acudir a tu veterinario cuanto antes para que confirme el diagnóstico y tome las medidas necesarias.

Cuidados para tratar la diabetes canina

Como ocurre con las personas, en el caso de los perros diabéticos también hay que regular artificialmente los niveles de insulina de su organismo. Los principales cuidados para tratar la diabetes canina comprende tres grandes ejes de acción:

  • Administración de insulina. La insulina es fundamental para controlar los síntomas de la diabetes canina, pues se encarga de estabilizar los niveles de glucosa en sangre. Administrando insulina diariamente se puede lograr que nuestro peludo recupere su calidad de vida.
  • Dieta para perros diabéticos. La nutrición juega un papel determinante tanto en el desarrollo de resistencia a la insulina como en la alteración de su producción. Por eso hay que tener en cuenta las pautas de alimentación para perros diabéticos que explicamos más adelante.
  • Ejercicio moderado. El ejercicio físico es necesario y muy beneficioso para los perros diabéticos, pero debe ser moderado. Si es demasiado intenso, puede provocar hipoglucemia.

En el caso de las hembras, también se recomienda la esterilización. De esta forma, se evitan desajustes hormonales que interfieren en el tratamiento de la enfermedad. Además, tal y como explicamos en este artículo, la esterilización también aporta otros beneficios a nuestros peludos.

Consejos de alimentación para perros diabéticos

Los perros con diabetes a priori no precisan de una dieta veterinaria. No obstante, lo más recomendable es consultar a vuestro veterinario qué dieta debe seguir vuestro perro según su diagnóstico completo. En la mayoría de los casos se aconseja una nutrición saludable y equilibrada.

Un Plan Nutricional Personalizado, acompañado de un control veterinario periódico, puede ser una buena opción de alimentación para perros diabéticos. En Happets contamos con un equipo especializado de veterinarios que se encargan de formular un alimento personalizado y adaptado a las necesidades nutricionales de cada perro. Así que ya lo sabes: si tu perro es diabético y no precisa una dieta veterinaria,  el pienso personalizado Happets puede ser una buena opción de alimentación. Además, lo recibirás cada mes en casa ¡con gastos de envío gratis!

Deja un comentario