Alimentación y nutrición canina Consejos veterinarios para disfrutar de tu perro

Detrás de un perro hiperactivo pueden esconderse motivos fisiológicos o patológicos.

Perros hiperactivos: síntomas y causas más frecuentes

Si tu amigo peludo no para quieto y tienes la sensación de que nunca se cansa, debes saber que la hiperactividad en perros no siempre es una conducta normal o fisiológica. ¿Piensas que tu perro es hiperactivo? Hoy dedicamos este artículo a los perros con altos niveles de actividad y te contamos cuáles son las causas más frecuentes de hiperactividad canina.  

¿Qué es la hiperactividad en perros y cómo se manifiesta?

La hiperactividad canina es una conducta que consiste en un aumento de la actividad normal del perro. Un exceso de actividad que, en ocasiones, puede resultar problemática para el dog parent. Los perros hiperactivos suelen presentar algunos de los siguientes síntomas: 

  • Incapacidad para relajarse. 
  • Hiperexcitación y descontrol en los juegos. 
  • Falta de inhibición de la mordida. 
  • Sueño ligero con sobresaltos al menor ruido. 
  • Reacciones exageradas ante los estímulos externos. 
  • Dificultades de aprendizaje. 
  • Posible actitud agresiva ante algunos estímulos. 
  • Movimientos repetitivos sin motivo aparente. 
  • Frecuencia cardíaca y respiratoria elevada. 
  • Salivación excesiva y reducción de la micción. 
  • Temperatura corporal alta. 

Causas de la hiperactividad en perros

Ahora que ya conoces cómo se manifiesta la hiperactividad en los perros, te explicamos cuáles son las causas que se esconden detrás esta conducta: 

Causas fisiológicas

La mayoría de los perros hiperactivos son así por conductas adquiridas durante el aprendizaje. De forma involuntaria, algunos dog parents refuerzan de forma positiva las muestras de efusividad de sus amigos peludos, como correr por la casa, ladrar cuando alguien llama al timbre o jugar descontroladamente. Este refuerzo de actitudes negativas es la principal causa de la hiperactividad fisiológica.  

Otro factor que puede causar un aumento de la actividad de tu perro es un déficit de estimulación, tanto física como mental. Antes de adoptar un peludo, debes estudiar bien cuáles son sus necesidades y preguntarte: ¿podré satisfacer las demandas de mi nuevo compañero? 

Es de vital importancia escoger un perro que se ajuste a tu estilo de vida, teniendo en cuenta su edad, su raza y su carácter. Pedir consejo a un veterinario antes de adoptar una nueva mascota es un acto de responsabilidad que te ayudará a tomar la decisión acertada.  

# Causas patológicas

Existen causas orgánicas que pueden desencadenar conductas de hiperactividad. En algunos perros hiperactivos, el exceso de actividad puede deberse a problemas neurológicos como la epilepsia, inflamaciones del sistema nervioso central o tumores intracraneales. 

Otra posible causa de la hiperactividad en perros es el síndrome de disfunción cognitiva (SDS). Se trata de una condición patológica que consiste en la degeneración cognitiva de los perros geriátricos. Por otra parte, algunos perros con brotes alérgicos también pueden mostrarse inquietos y con un nivel de actividad mayor al habitual.  

¿Cómo debemos tratar a un perro hiperactivo?

Si detectas un problema de comportamiento en tu perro, debes consultar con un veterinario etólogo. De esta forma, descartarás si hay alguna causa orgánica que esté provocando esta hiperactividad y encontrarás la mejor solución para resolver el problema. 

En caso de que tu perro se muestre hiperactivo por una patología relacionada, será necesario tratarla. Pero si tu perro sufre de hiperactividad fisiológica, puedes seguir las pautas que te explicamos a continuación, siempre con el consentimiento de un etólogo o educar canino especializado: 

  • Elimina el castigo. No debes reñir ni gritar a tu perro bajo ningún concepto. Además de afectar a su equilibrio emocional, puede resultar completamente contraproducente. 
  • Ignora sus conductas excitadas. Así evitarás reforzar su hiperactividad. De la misma manera, es importante que refuerces positivamente sus momentos de tranquilidad y relajación.  
  • Establece una rutina firme de paseos y comidas. Los perros son animales de costumbres y necesitan horarios fijos para mantener su equilibrio físico y emocional.  
  • Practica las normas básicas de obediencia y procura socializar a tu perro con otros perros.
  • Ofrécele juguetes interactivos que fomenten su calma y su tranquilidad, como los masticables y los kongs 

Recuerda que no debes aplicar ninguna de estas pautas sin el seguimiento de un etólogo o educador canino profesional. Él se encargará de evaluar tu caso concreto y establecer el mejor tratamiento para reestablecer el equilibrio de tu perro hiperactivo.