Alimentación y nutrición canina Consejos veterinarios para disfrutar de tu perro

Son muchos los elementos que pueden poner en riesgo a nuestros perros en Navidad.

Perros y Navidad: consejos para pasar unas fiestas seguras

Los adornos, las comilonas, las celebraciones ruidosas… Son muchos los elementos que pueden poner en riesgo a nuestros perros en Navidad. Si quieres pasar unas fiestas felices y seguras junto a tu amigo peludo, sigue los siguientes consejos.  

Consejos para cuidar a los perros en Navidad 

Durante las fiestas de Navidad solemos cometer algunos excesos y salir de nuestra rutina habitual: decoramos nuestra casa, celebramos cenas copiosas, recibimos numerosas visitas, viajamos para ver a nuestros seres queridos. Todos estos cambios pueden afectar al equilibrio físico y emocional de nuestros compañeros cuadrúpedos.  

Para garantizar la seguridad de nuestros perros en Navidad, debemos ser conscientes de todos los riesgos que esconden estas fiestas. A continuación, repasamos estos peligros y te damos algunos consejos para proteger de ellos a nuestros amigos peludos: 

1# Adornos y luces de Navidad

Los típicos adornos navideños, como el árbol o el pesebre, contienen muchos elementos que pueden atraer la curiosidad de los perros. Por eso, debemos colocar fuera de su alcance aquellos objetos que puedan tragarse o provocar cualquier tipo de daño. 

Las luces de Navidad son especialmente peligrosas para nuestras mascotas. Procura comprar adornos que no vayan conectados a la red eléctrica y nunca dejes a tu perro solo en casa con las luces navideñas encendidas.  Otros elementos decorativos que pueden resultar tóxicos para nuestros perros son los sprays y las purpurinas que se utilizan para decorar los cristales y simular la nieve. 

2# Restos de comida

Durante las comilonas navideñas, debemos intentar que nadie le dé restos de comida a nuestros peludos. Además de los huesos y las espinas, hay muchos alimentos prohibidos para perros que podrían causarle una grave intoxicación.  

Ten mucho cuidado con las bandejas de dulces, vacía bien los restos de botellas alcohólicas y nunca dejes la basura abierta. Procura darle de comer a tu perro antes de que empiece el evento y sigue nuestras recomendaciones para evitar que tu perro pida comida en la mesa. 

3# Plantas y flores navideñas

Algunas de las plantas típicas de Navidad son muy tóxicas para los perros, por lo que debemos mantenerlas siempre fuera del alcance de nuestros peludos: 

  • La flor de Pascua puede provocar irritaciones y problemas digestivos. 
  • La ingesta de acebo puede causar fuertes vómitos y diarreas. 
  • La intoxicación causada por las hojas y el fruto del muérdago puede derivar en vómitos, dificultades respiratorias e incluso la muerte. 

4# Fiestas ruidosas

En las celebraciones navideñas debemos evitar el uso de petardos, cohetes y otros elementos ruidosos que puedan molestar y asustar a nuestro perro. En caso de que algún vecino utilice este tipo de artefactos, es importante que prepares el entorno y acompañes a tu compañero peludo para que se sienta seguro y protegido.  

5# Paseos y rutinas

En la medida de lo posible, durante las vacaciones de Navidad debemos respetar y mantener todas las rutinas relacionadas con el cuidado de nuestros perros: tanto los horarios de comidas como los momentos de descanso y las salidas a la calle. Si es necesario, podemos adaptar la ruta de los paseos para evitar pasar por zonas ruidosas y concurridas.  

Haz partícipe a tu perro y busca momentos de tranquilidad  

Todo el jaleo que implican las fiestas navideñas y las continuas visitas de amigos y familiares pueden sobreexcitar a nuestros amigos peludos. Para no provocarles un estado de alerta, ansiedad o excesivo nerviosismo, es importante que compartamos con ellos momentos de relax y tranquilidad. 

Y recuerda que tu perro es uno más de la familia y también se merece disfrutar de las Navidades. Incluye a tu perro en tus planes siempre que puedas y procura adaptar tus actividades para velar por su salud y su bienestar. Ya verás que con un poco de mimo y precaución, una Navidad con perros también es posible.