Alimentación y nutrición canina Consejos veterinarios para disfrutar de tu perro

mi perro huele mal

¿Por qué mi perro huele mal?

En ocasiones nuestros peludos pueden desprender olores más fuertes de lo habitual: cuando vuelve a casa después de un día de lluvia o  si se ha restregado con alguna suciedad. Ahora bien, si nuestro perro huele mal de forma permanente no debemos pasarlo por alto, ya que detrás puede esconderse un problema más profundo.

Causas del mal olor en los perros

Para dar con el remedio adecuado, antes hay que descubrir qué es lo que está causando el mal olor de nuestro peludo.

1# Mal aliento

Al igual que ocurre en las personas, una mala higiene bucal puede provocar halitosis. Si a tu perro le huele el aliento pero no tiene acumulación de sarro, es posible que el problema sea gastrointestinal y se derive de una mala alimentación.

2# Gases

Las flatulencias ocasionales son totalmente normales en un perro, pero si los gases persisten puede ser por un problema de parásitos internos o por una dieta inadecuada.

3# Problemas de oído

La acumulación de cera en el oído, así como los ácaros y las infecciones generan malos olores en nuestros peludos. Debemos limpiar sus oídos para retirar el exceso de cera y revisarlos con atención para descartar alguna enfermedad, especialmente si sacude la cabeza más de lo normal.

4# Problemas de piel

Las enfermedades en la piel también pueden generar fuertes olores en los perros. La dermatitis, los hongos y algunas bacterias asociadas a estas patologías pueden estar detrás del olor de algunos canes.

5# Inflamación de las glándulas anales

Los perros tienen dos glándulas anales que segregan una sustancia de olor muy fuerte que sirve como señal olfativa para el resto de animales. Si nuestro perro se restriega por el suelo en posición de sentado, es muy probable que tenga las glándulas anales inflamadas.

¿Cómo evitar que mi perro huela mal?

En la mayoría de los  casos, el mal olor de un perro se puede solucionar mejorando su alimentación y su higiene corporal.

1. Cuida su alimentación

Un perro que no recibe una alimentación adecuada no solo tendrá una salud más delicada, sino también un olor corporal más fuerte. Una dieta a base de alimentos procesados y piensos con aditivos artificiales pueden ser el motivo de que nuestro perro huela mal. Lo mejor para su salud y buen olor es una dieta sana a base de ingredientes naturales.

La acumulación de gases también es síntoma de una alimentación deficiente. Si nuestro peludo tiene problemas gastrointestinales, podemos solucionarlos con la dieta para perros con problemas digestivos de Happets, adaptada a las intolerancias y sensibilidades de nuestro fiel compañero.

Incluso si el origen del mal olor es una enfermedad en la piel, personalizando la alimentación de nuestro perro podremos controlar sus síntomas. Es el caso de la dermatitis atópica, una de las patologías de la piel más comunes en los perros. Con el pienso específico para perros con dermatitis podemos reducir los brotes atópicos, aliviando la inflamación y mejorando su olor corporal.

2. Vigila su higiene

Tanto la boca como los oídos son zonas de nuestro perro que producen mal olor, por eso es fundamental mantener una higiene correcta y constante de esas partes del cuerpo.

Para limpiarle los dientes a nuestro peludo bastará con adquirir una pasta dental para perros y utilizar un cepillo especial para eliminar el exceso de sarro un par de veces por semana. También debemos prestar atención a la higiene de los oídos, una parte especialmente sensible y delicada. Si no sabemos cómo limpiar las orejas de nuestro perro, en nuestra guía de limpieza e higiene para perros te explicamos cómo hacerlo.

Pero sobre todo, debemos tener en cuenta que los perros siempre desprenderán un olor corporal distinto al nuestro. En algunos casos puede resultar más intenso que en otros, pero por lo general… ¡un perro huele a perro!

Deja un comentario