Alimentación y nutrición canina Consejos veterinarios para disfrutar de tu perro

Si tu perro sangra por la nariz, llévalo inmediatamente al veterinario.

¿Qué hacer si mi perro sangra por la nariz?

El sangrado por la nariz, conocido como “epistaxis”, suele provocar mucha alarma entre los dog parents. Es un síntoma relativamente frecuente, pero no debemos restarle importancia porque puede tratarse de un problema grave. En el artículo de hoy te contamos cuáles son las causas principales de la epistaxis y te explicamos qué debes hacer si tu perro sangra por la nariz.

¿Qué es la epistaxis?

La epistaxis o hemorragia nasal consiste en el sangrado de las fosas nasales, la cavidad nasal o la parte superior de la faringe. Puede ser unilateral (si solo se sangra por una de las fosas nasales) o bilateral (si se sangra por ambas fosas). Aunque la epistaxis en los perros puede ser muy escandalosa e inquietante, muchas de las hemorragias nasales están causadas por simples traumatismos o irritación de la mucosa. Ahora bien, como veremos a continuación, también hay otras causas de epistaxis en los perros que pueden ser más graves y requieren de un tratamiento inmediato.

¿Qué causa la epistaxis o hemorragia nasal en los perros?

Existen multitud de causas, desde las más leves hasta algunas muy graves, que pueden provocar epistaxis. El tipo de hemorragia (aguda o crónica, leve o intensa, unilateral o bilateral) puede dar pistas sobre el origen del problema, por eso es tan importante proporcionarle al veterinario toda la información posible. Algunas de las causas más frecuentes de epistaxis en perros son las siguientes:

  • Traumatismos: golpes, atropellos, mordeduras.
  • Problemas dentarios, como infecciones o fístulas.
  • Cuerpos extraños en nariz: espigas, plantas, semillas.
  • Algunos tipos de cáncer en perros.
  • Enfermedades causadas por hongos.
  • Envenenamiento por ingesta de tóxicos.
  • Ehrlichiosis, enfermedad transmitida por las garrapatas.
  • Enfermedades sistémicas: problemas de coagulación, hipertensión, vasculitis por leishmania.

¿Qué debo hacer si mi perro sangra por la nariz?

Si tu perro sangra por la nariz y no sabes qué hacer, sigue estos sencillos pasos de primeros auxilios para intentar contener la hemorragia:

  1. Mantén a tu perro tranquilo. La excitación provoca un aumento de la presión sanguínea que favorece la hemorragia.
  2. Coloca frío en la parte superior del hocico: un hielo envuelto en tela o un paño humedecido con agua muy fría. El frío ayuda a contraer los vasos sanguíneos y ralentizar la hemorragia. Si tienes un perro de hocico chato, asegúrate de que puede respirar cómodamente alrededor de la bolsa de hielo.
  3. No administres ningún medicamento a tu amigo peludo.

Si estos pasos no detienen la hemorragia o tu mascota presenta dificultades para respirar, acude inmediatamente al veterinario.

Diagnóstico y tratamiento de la epistaxis

Cuando un perro sangra por la nariz, el veterinario necesita consultar su historia clínica completa para poder establecer un diagnóstico preciso y un tratamiento adecuado. Por eso, tendrás que responder a las siguientes preguntas:

  • ¿Tu perro ha cazado algún roedor en las últimas dos o tres semanas?
  • ¿Ha tomado algún medicamento últimamente?
  • ¿Ha jugado con otro animal de forma brusca?
  • ¿Ha sufrido algún traumatismo en la nariz?
  • ¿Ha estornudado o se ha frotado el hocico?
  • ¿Tu mascota está expuesta a plantas con semillas?
  • ¿Has utilizado veneno para ratas u otros pesticidas en tu vivienda?
  • ¿Has visto sangre en su boca?
  • ¿Has notado heces negras o vómitos oscuros?
  • ¿Has detectado algún tipo de hinchazón, mancha o hematoma inusual?

Después de evaluar el historial médico de tu compañero cuadrúpedo, el veterinario realizará un examen físico para detectar cualquier otro síntoma o anomalía que pueda ayudar a determinar la causa de la hemorragia nasal de tu perro. En función de si el problema está localizado en la cavidad nasal o si se trata de una enfermedad sistémica, el veterinario propondrá las pruebas más adecuadas: análisis de sangre, rinoscopia, TAC, etc. Dependiendo del origen de la epistaxis, podrá determinar cuál es el tratamiento más adecuado.

Además de saber qué hacer si tu perro sangra por la nariz, debes cuidar la salud y el bienestar de tu amigo peludo con una dieta completa y personalizada.  ¿Aún no conoces las ventajas de la alimentación a medida? Prueba el pienso personalizado de Happets con un 35% de descuento en el primer pedido. Nuestros veterinarios formularán un pienso único para tu mascota, adaptando los ingredientes a sus características y necesidades específicas.