Alimentación y nutrición canina Consejos veterinarios para disfrutar de tu perro

alimentación para perros

Tipos de alimentación para perros: seca, húmeda, cruda o casera

Una de las principales preocupaciones de todo dog parent es que su perro esté bien alimentado. Cada vez es más amplia y variada las alternativas de alimentación canina y encontramos distintos tipos de alimentación para perros. Así que es normal dudar entre si es mejor alimentar a tu perro con pienso o si deberías hacerlo con comida casera… ¡Qué dilema!

Hoy, queremos despejar algunas de tus dudas sobre cómo alimentar a tu perro. Sigue leyendo para conocer los distintos tipos de alimentación para perros y así tendrás criterio para decidir qué es lo mejor para tu compañero peludo.

Tipos de alimentación para perros, ¿cuál es la más recomendable?

Actualmente, existen diferentes alternativas de alimentación para nuestros perros: pienso seco, comida húmeda o enlatada, casera… Y claro, queremos saber cuál es la mejor. Pues todas pueden ser una excelente opción de alimentación para tu perro siempre que te asegures que cubren sus necesidades nutricionales. 

Dicho esto, los veterinarios siguen recomendando alimentar a los perros con pienso o comida seca ya que es la forma más sencilla, completa y económica de alimentar a un perro. Más si tenemos en cuenta que el pienso suele ser su única fuente de nutrientes.

Los 4 tipos de comida para perros más comunes

1# Pienso seco

Es la opción mayoritaria y la más recomendada por los veterinarios ya que es la forma más sencilla y completa para alimentar a tu peludo.

La industria de la alimentación para mascotas ha evolucionado y cada vez más se prioriza la calidad. De ahí que actualmente encontramos una amplia oferta de piensos para perros de calidad premium y/o piensos elaborados a base de ingredientes naturales. Pero a lo hora de escoger el mejor pienso natural para tu perro te verás obligado a priorizar una de sus características: raza o tamaño, edad, etc.

Por suerte para tu peludo, existen las llamadas dietas personalizadas para perros. Si quieres alimentar a tu perro con un pienso ‘perronalizado’, Happets es tu solución. Su equipo de veterinarios y expertos en nutrición canina formulan recetas únicas para cubrir las necesidades específicas de cada perro. El resultado: un pienso con una alta palatabilidad, completo y equilibrado, del sabor que le gusta a tu perro y con los nutrientes que realmente necesita.

2# Comida húmeda

Este es otro de los tipos de alimentación para perros más comunes. Incluso si tu perro se alimenta con pienso seco, en ocasiones es necesario recurrir a la comida húmeda. Por ejemplo, en un proceso postoperatorio o tras una gastroenteritis ya que la comida húmeda se digiere más fácilmente. Pero los veterinarios no recomiendan una alimentación basada exclusivamente en comida húmeda ya que al no masticar, se acumula mucho sarro en los dientes y pueden ser perjudiciales para la salud de tu perro.

No obstante, para los perros son como pequeños caprichos ya que su olor y sabor suele ser más intenso. Si eres de los que les mezclas pienso con comida húmeda, te recomendamos revisar junto a tu veterinario la composición de los dos tipos de alimento que le quieres dar a tu peludo para que te asesore sobre las cantidades que debes darle. Es importante y necesario garantizar la ingesta necesaria de nutrientes.

3# BARF o ACBA (Alimentación Cruda Biológicamente Adecuada)

Es lo que se ha llamado Dieta natural. No se trata de dar a tu perro las sobras de comida humana, sino de preparar un menú diario para tu peludo basado en ingredientes crudos (carne, pescado, huesos, vísceras, frutas, verduras, frutos secos…).

Esta opción de alimentación puede parecer muy saludable, pero conlleva muchos riesgos para tu perro. La dieta BARF está elaborada a base de productos crudos, es decir, no tratados con calor ni liofilizados (proceso de deshidratación para pasteurizar su contenido). Por tanto, los perros pueden tienen una alta exposición a bacterias como la Salmonella, Clostridium perfringens, Enterobacteriaceae y Campylobacter. 

Son varios los estudios, como el publicado en la revista Vet Record, que alertan que en los productos de la dieta BARF que se comercializan se han detectado altos niveles de bacterias. De ahí que este tipo de alimentación pueda suponer un riesgo para la salud de las mascotas y también para las personas que conviven con ellas, especialmente, bebés y ancianos.

4# Comida casera

No hace tanto que los perros se alimentaban exclusivamente con las sobras de la mesa. O sino preguntar a vuestros abuelos. Seguramente a los perros les parecía una comida muy deliciosa: macarrones, potaje de lentejas, piel de pollo, huesos, etc. Pero cada especie animal tiene un organismo preparado para alimentarse de una manera determinada. Así pues, lo que es bueno para los humanos, no siempre lo es para los perros. Por poner un ejemplo, en la mayoría de nuestros platos usamos ingredientes como el ajo y la cebolla, ¿verdad? Pues estos son algunos de los alimentos que no pueden comer los perros.

No obstante, sí podemos cocinar especialmente para ellos teniendo en cuenta cuáles son los alimentos aptos para perros. En este caso te recomendamos pedir el apoyo de un experto en nutrición canina para que te asesore sobre los ingredientes que puedes usar y, sobre todo, las cantidades. Aunque le cocines con amor y cariño, debes asegurarte que le estás aportando los nutrientes que necesita.

En conclusión, lo importante no es el tipo de alimentación que elijas para tu perro, sino los nutrientes que le aportas. Así pues, a la hora de escoger la mejor comida para tu perro debes tener en cuenta dos cosas:

  • cuál cubre mejor sus necesidades nutricionales diarias
  • qué tipo de alimentación se adapta mejor a tu estilo de vida y bolsillo.

Y tú, ¿qué tipo de alimentación para perros prefieres? Deja tu comentario 😉

 

Deja un comentario